Por Roberto Ríos*

“ALÉGRENSE Y REGOCÍJENSE”

"Esta Exhortación Apostólica no es un tratado teológico acerca del tema de la santidad, sino una mirada pastoral, una invitación, un gran llamado a vivir la santidad en lo cotidiano de nuestra vida".

Una vez más el Papa Francisco nos sorprende y nos invita, con palabras sencillas e inspiradoras, a reflexionar y a preguntarnos, esta vez, por la santidad. A veces la vemos tan lejana e inalcanzable, pero el Santo Padre nos dice que está más cerca de lo que pensamos y creemos.

“Alégrense y Regocíjense (Gaudete et Exsultate)”, palabras de Jesús a los perseguidos y encarcelados por su causa, es lo que el Papa Francisco nos repite hoy a todos nosotros, pues todos estamos llamados a la santidad.

Esta Exhortación Apostólica no es un tratado teológico acerca del tema de la  santidad, sino una mirada pastoral, una invitación, un gran llamado a vivir la santidad en lo cotidiano de nuestra vida, en el mundo actual. La novedad del documento es justamente eso, su sentido pastoral en este llamado.

Algunos creen que la santidad está reservada a los consagrados: sacerdotes, religiosas, obispos, pero no, la santidad es un don que se encuentra en todos. Todos estamos llamados a ella. Buscar la santidad en el diario vivir, el Reino De Dios y su justicia. Los demás viene por añadidura.

Ejemplos de santidad tenemos más cerca de lo que pensamos: “santos de la puerta de al lado”, dice el Papa. Cuántos padres, abuelos, tíos, hermanos, vecinos, colegas, compañeros, son día a día ejemplo de santidad para cada uno de nosotros. Es el Señor que nos llama, nos invita y nos empuja a buscar la santidad, el mismo Jesús nos da pistas de cómo llegar a ella a través de “Las Bienaventuranzas y obras de Misericordia”.

La fe no es una ideología, nos recuerda el Papa, sino una experiencia de amor, de confianza y en virtud de ese amor surge la santidad.

La invitación entonces es a discernir en la vida actual nuestro propio camino de santidad, siendo conscientes de que Dios nos conoce y nos ama, que conscientemente vayamos dejando todo aquello que nos aleja de esa búsqueda imperiosa de la santidad.

 

Roberto Ríos es Profesor de Religión y Moral de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Orientador Educacional y Familiar de la U. de Los Andes, Magister en Ciencias de la Familia de la U. de Santiago de Compostela, España y vocero de Voces Católicas. Actualmente es Jefe del Programa Ética y Formación Cristiana en Duoc UC. Se ha especializado en temas de Educación y Familia trabajando en la actualidad para la Fundación Internacional Familias Mundi.