Avatar
Alejandro Álvarez

EL VALOR DE LA VIDA

"...ya como individuo de la especie humana posee todos y cada uno de los atributos de la personalidad, que lo hace único e irrepetible".

Si pensamos en el 25 de marzo en el mundo, podemos encontrar algunos acontecimientos relevantes tales como, que, en 1807 el Parlamento británico abolió el tráfico de esclavos, punta de la lanza de la abolición de la esclavitud. En 1907 es abolida la pena de muerte en Rusia, solo por mencionar algunos hechos ocurridos un 25 de marzo.


Para los creyentes el 25 de marzo es la fiesta de la Anunciación de la Encarnación de Jesucristo, donde en palabras de San Gregorio "en la Anunciación es donde se ha realizado el misterio que sobrepasa todos los límites de la razón humana, la Encarnación de Dios".


El Papa San Juan Pablo II señala que "conocer a Dios y a su Hijo es acoger el misterio de la comunión de amor del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo en la propia vida, que ya desde ahora se abre a la vida eterna por la participación en la vida divina. Por tanto, la vida eterna es la vida misma de Dios y a la vez la vida de los hijos de Dios." Un nuevo estupor y una gratitud sin límites se apoderan necesariamente del creyente ante esta inesperada e inefable verdad que nos viene de Dios en Cristo anuncia la «Evangelium vitae»,N°37.


El origen de la vida alcanza dimensiones eternas y sobrenaturales desde la Encarnación del Hijo de Dios, quien como Verdadero Hombre y Verdadero Dios, ilumina y hace resplandecer con nuevo brillo el origen de la existencia de toda vida humana, valiosa y preciosa por sí misma.


Es la experiencia de los padres al concebir un hijo, o adoptarlo, quienes llenos de estupor, sorpresa y admiración reciben como un regalo a un nuevo ser humano, individuo único e irrepetible, que ha sido llamado a la existencia.  Por lo  tanto, todos los hombres de buena voluntad debemos protegerlo y cuidarlo solo como se quiere y protege a un hijo muy amado.


El 25 de marzo celebramos en nuestro país el Día del Niño por Nacer y la Adopción, donde se reivindica el valor de cada vida humana desde su concepción, no solo por su valor sobrenatural, sino porque ya como individuo de la especie humana posee todos y cada uno de los atributos de la personalidad, que lo hace único e irrepetible en toda la historia de la humanidad, donde nadie sobra.