Magdalena Lira*

LIBERTAD RELIGIOSA, ¿UN DERECHO FUNDAMENTAL?

"Lamentablemente la libertad religiosa -derecho fundamental del hombre reconocido por la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948- no es reconocida ni respetada en muchos países del mundo"

Hoy, en el siglo XXI, hay personas que son discriminadas e incluso perseguidas por su fe. De hecho, en 38 países se cometen violaciones importantes contra la libertad religiosa. Esto es parte de las conclusiones del Informe de Libertad Religiosa en el Mundo 2018, realizado cada 2 años por la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia que Sufre (ACN). Es el único estudio elaborado por una institución católica, donde se analiza exhaustivamente, desde todos los credos religiosos, cómo se respeta o no la libertad religiosa en 196 países. Los resultados se darán a conocer hoy en el seminario “La libertad religiosa hoy, en el contexto de los 70 años de la Declaración Universal de DD.HH.”, que se realizará a las 13 hrs. en la Casa Central de la UC (Salón Portaluppi de la Facultad de Derecho, Alameda 340, Santiago).

Lamentablemente la libertad religiosa -derecho fundamental del hombre reconocido por la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948- no es reconocida ni respetada en muchos países del mundo.

Los derechos fundamentales son los mismos en todas las latitudes, sin importar el lugar de nacimiento, la raza o la filiación religiosa. Entre estos, la libertad religiosa ocupa un lugar preeminente. La búsqueda de un sentido espiritual y de una relación con Dios está profundamente arraigada en la humanidad. La fe da sentido y esperanza a millones de personas en todo el mundo y los frutos positivos de la religión se pueden ver en todas partes: escuelas, hospitales y obras de caridadque se esfuerzan por crear un mundo justo, tolerante y pacífico.

Al comparar los datos del Informe 2018 y los del 2016, vemos que la libertad religiosa se ha deteriorado en más de la mitad de las naciones que ya padecían graves violaciones. De los 38 países donde este derecho fundamental se vulnera de manera significativa, en los últimos 2 años la situación ha empeorado en 18.

La situación de la libertad religiosa sólo ha mejorado en 2 países: Irak y Siria. Sin embargo, a pesar del retroceso de grupos fundamentalistas islámicos como ISIS o Al Qaeda, el radicalismo islámico continúa vulnerando la libertad religiosa en 22 países. Sobre todo en el cinturón central de Africa, donde peligra frente al avance de grupos yihadistas. 

Desde esa región, Mons. Dieudonné Nzapalainga, Arzobispo de Bangui en la República Centroafricana, escribe en el prólogo de Informe: “Aquí la libertad religiosa no es una idea, sino una cuestión de supervivencia. No se trata de si uno se siente más o menos cómodo con las bases ideológicas que subyacen a la libertad religiosa. Se trata de cómo evitar un baño de sangre… O conseguimos restaurar la paz o desapareceremos. Y es importante señalar que esa paz sólo se puede basar en una auténtica paz religiosa. En un contexto multirreligioso esto sólo es posible si se entiende, acepta y defiende la libertad religiosa”. 

El informe también revela un aumento de ataques en Europa, lo que demuestra que la amenaza de los extremistas se ha vuelto universal. Esto fomenta la posibilidad de generar un ambiente de sospecha y desconfianza que puede fragmentar a sociedades que antes estaban integradas.

Por otra parte, los nacionalismos religiosos, hostiles a las minorías religiosas, han empeorado a tal grado, que podemos tildarlos de “ultranacionalismos”. Entre estos destaca el caso de la India, donde los ataques contra las minorías cristianas y musulmanas han aumentado, lo que revela el surgimiento de una forma agresiva de hinduismo nacionalista. Asimimso, podemos señalar lo sucedido en Myanmar, donde en septiembre de 2017 el régimen nacionalista budista inició una ofensiva militar contra los musulmanes rohingyas. Más de 700 mil personas tuvieron que huir a Bangladesh, sumándose a los 200 mil refugiados que ya estaban ahí. 

Ante este grave retroceso, el Informe de Libertad Religiosa en el Mundo 2018 de ACN quiere ser una voz de alerta para derribar el muro de indiferencia, tras el cual sufren las comunidades religiosas más vulnerables. Pedir el respeto y la promoción de la libertad religiosa no significa implorar privilegios ni concesiones del Estado, sino sentar las bases para un desarrollo verdadero de las sociedades y un progreso auténticamente humano.

El Informe de Libertad Religiosa en el Mundo 2018 está disponible en www.acn-chile.org

*Directora de Comunicaciones de "Ayuda a la Iglesia que Sufre" (ACN) y vocera de Voces  Católicas.