Por Soledad Errázuriz

PAZ , PAZ, PAZ, EL MUNDO PIDE PAZ

Sobre el mensaje del Papa Francisco Urbi et Orbe. "Si uno revisa las bendiciones de Navidad de los últimos años, impresiona que vuelvan a salir mencionados una y otra vez los mismos países y que no haya cambios."

26 de diciembre, 2016

Este 25 de diciembre y como es una tradición, el Papa Francisco dio su bendición Urbi et Orbi, que significa "a la ciudad [Roma] y el mundo". Como ya es costumbre en esta oportunidad hizo un llamado a la paz en diferentes lugares del mundo donde abunda la violencia y guerra. Si uno revisa las bendiciones de Navidad de los últimos años, impresiona que vuelvan a salir mencionados una y otra vez los mismos países y que no haya cambios. Así el Papa invita una vez más a dejar atrás el odio por el amor entre palestinos e israelíes, pide a los organismos internacionales intervenir en Siria para que "se restablezca la convivencia civil en el país" y las "armas callen definitivamente". También hace un llamado para que Irak, Libia y Yemen puedan recobrar la unidad y concordia.


En su recorrido por el mundo insta a Sudán del Sur, la República Democrática del Congo y a Ucrania oriental a vivir en paz. A los colombianos les desea que cumplan un "nuevo y valiente camino de diálogo y reconciliación" e invita a seguir este mismo sendero a los venezolanos para que puedan "edificar un futuro de esperanza".


En su discurso recordó a los heridos o a quienes han perdido a familiares en actos terroristas, a los excluidos, inmigrantes y refugiados. Le deseó la paz a los que sufren hambre, violencia, a los niños que no pueden tener una justa infancia, y a quienes caen en la "avaricia voraz del dios dinero que lleva a la esclavitud".


Así el mensaje Urbi et Orbi es un llamado urgente a restablecer la paz donde hay odio y guerra. Pero a diferencia de 2015, donde puso especial acento en la misericordia de Dios y a cómo vivirla entre los hombres, este año se centró no sólo en los lugares de conflictos, sino también aquellos que "están marcados por el malestar social y económico".


Esperemos que para 2017 algunos de los conflictos que este año se mencionan hayan desaparecido y así logremos avanzar en la tan anhelada paz en el mundo entero.


Lea aquí el mensaje completo Urbi et Orbi